Cuidados para tus pies tras las vacaciones

Cuidado de pies en verano

Al contrario de lo que mucha gente piensa, es en verano cuando nuestros pies sufren más. Sandalias, sol, sal, humedad….todo esto hace que nuestros pies sufran más ¡precisamente en la época del año que más los enseñamos! La importancia de cuidar de nuestros pies tras las vacaciones tiene más importancia que nunca.

Gracias a los tratamientos y pedicuras, podemos evitar esto y tener los pies bonitos siempre.

Si notas que tus pies están sufriendo este verano y están peor tras las vacaciones, sigue estos consejos que te damos para dejarlos como nuevos.

La falta de un buen cuidado de los pies durante el verano puede desembocar en distintas molestias como pueden ser ampollas, rozaduras, talones secos, callos,
hongos… en verano los tratamientos de pedicura deberían ser un must en tu rutina de belleza.
Siguiendo estos simples consejos conseguirás evitar las durezas, hongos y ampollas y que los cuidados de tus pies sean más rápidos, fáciles y durables en el futuro.

Cuidados de los pies para reparar tus uñas: como es la época donde más llevamos los pies al aire, también es la época en la que llevamos durante más tiempo las uñas pintadas. También el querer cambiar de color más a menudo hace que a veces usemos productos para quitar el esmalte más agresivos, haciendo que nuestras uñas se debiliten y hasta llegar a quebrarse.

Para restaurar la salud de nuestras uñas debemos empezar cuidándolas desde dentro, aportándoles nutrientes que las refuercen y les devuelvan el brillo natural perdido. Una manera genial de hacerlo es aplicarle aceite de albaricoque y masajear la superfície. Otra opción que funciona muy bien es la mezcla de aceite de oliva y limón. Dales un respiro y espera a que estén recuperadas para volver a pintar.

Cuidados para eliminar callos y durezas: la exfoliación es clave para devolver la suavidad a tus pies después de las vacaciones. Es súper importante ya que es la única manera en la que se podrás eliminar las pieles muertas y devolverle a tus pies su aspecto terso y sano. Frótalos con una piedra pómez o una lima eléctrica. Acaba masajeando con crema hidratante intensiva.

Cuidados para acabar con la sequedad: la hidratación es lo mejor para evitar la aparición de durezas. Es muy importante utilizar cremas específicas para esta zona del cuerpo y dedicarle especial atención a la zona de los talones. El aceite de oliva o el aloe vera son excelentes hidratantes de origen natural y vegetal capaces de nutrir tus pies en profundidad para que vuelvan a estar tan suaves como siempre.

Ir arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?