TOP 5 de errores al hacerse la manicura

Cuando nos hacemos la manicura en casa a menudo no contamos con todo el material con el que trabaja una manicurista en el salón y a veces usamos técnicas y métodos que no son los más adecuados, siendo a veces demasiado agresivos con nuestras manos o uñas.

A continuación recogemos los 5 errores más comunes que se pueden cometer haciéndonos la manicura en casa:

  1. Mojarse las manos antes de empezar con la manicura: a pesar de haber sido algo recurrente durante toda la vida para reblandecer las cutículas antes de retirarlas, esto se ha empezado a cambiar. Meter las manos en remojo hacen que la uña, de superficie porosa, absorba agua, expandiéndola y haciendo que los esmaltes resbalen. Es importante retirar la humedad y la grasa que pueda haber en la uña antes de aplicar cualquier esmalte.
  2. No empujar las cutículas: lo ideal es usar un palito de naranjo para retirarlas hacia atrás e hidratar mucho, haciendo así más fácil el posterior aplique del esmalte. En el caso de que al retirarlas nos queden algún trozo de piel demasiado grande, podremos retirarlo con un alicate, ¡NUNCA LAS CORTES!
  3. Usar tijeras o corta-uñas en lugar de lima: Solo será conveniente usarlos en caso de tener una uña muy larga que queramos recortar de manera drástica, y aunque las cortemos, siempre es aconsejable después limarlas. ¿Por qué la lima? Cortarlas las hace vulnerables y más propensas a romperse o escamarse, limándolas las sellamos y además les damos una forma bonita para que crezcan sanas. TIP! Nunca usar una lima metálica.
  4. Usar el mismo esmalte de base que de top coat. Las bases, de secado rápido, sirven para proteger nuestra uña de pigmentos no deseados y la nutre y fortalece. Las hay con distintos tratamientos para que trabajen mientras tenemos nuestra manicura de color sobre ellas. Los top coats lo que hacen es sellar y asegurar que el esmalte aplicado dur, y los hay con distintos efectos (brillo, mate, endurecedor…)
  5. No reparar las puntas con el pincel al finalizar: repasando la punta de la uña conseguiremos sellarla y proteger el esmalte de golpes y los temidos desconches. Para asegurar la jugada, hazlo tanto con el esmalte como con el top coat 😉

¿Todo esto te suena a chino? ¿Te da pereza? Pues pide cita con nosotras y estaremos ¡encantadas de ayudarte!

 

Ir arriba
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?